PNL o la estructura de la eficacia

El opaco y farragoso término PNL (Programación Neurolingüística), del que probablemente hayas oído hablar, se refiere sin embargo a tres ideas muy simples. “Neuro” indica que todo el comportamiento humano proviene de procesos neurológicos propiciados por la información que recibimos a través de nuestros sentidos y sensaciones, que nos llevan a actuar en consecuencia. Es el proceso de reacción y reflejo, pero también de pensamiento. La parte “lingüística” se refiere al modo en que usamos el lenguaje para ordenar nuestras ideas y también para comunicarnos con los demás. La “programación” nos enseña las diferentes formas de ordenar y gestionar nuestras ideas y acciones para obtener los resultados deseados.

El PNL fue ideado a mediados de los 70 por Richard Bandler (lingüista), y John Grinder (psicólogo). Ambos, aún universitarios por entonces, pretendían crear un esquema de estudio de las diferentes metodologías de los psicólogos más famosos y exitosos del momento (Fritz Perls, psicoterapeuta creador del método Gestalt, Virginia Satir, una de las más reputadas psicólogas de familia y Milton Erickson, conocido hipnoterapeuta). Lo que empezó como un recopilatorio metodológico aséptico y práctico, fue evolucionando cuando se dieron cuenta de que los tres seguían pautas de trabajo muy parecidas ¿era posible que el éxito tuviera unos modelos establecidos, recopilabes y exportables a otras personas? Bander y Grinder así lo creyeron y, a partir de estos procesos iniciales el PNL se desarrolló en dos direcciones complementarias, por un lado como procedimiento para descubrir los patrones necesarios para sobresalir en un campo, por otro para señalar los esquemas idóneos de comportamiento, formas de pensar y comunicarse usados por personas de éxito.

pnl_1-01-01

En esencia el PNL trata de la estructura de la experiencia en cada uno de los individuos, de cómo organizamos lo que vemos, oímos y sentimos, y de cómo revisamos y filtramos el mundo mediante nuestros sentidos y nuestras experiencias previas, lo que deriva en esquemas de comportamiento aprendidos que son los que conforman nuestra personalidad y la manera que tenemos de desenvolvernos, así como la forma de describir todo ello con el lenguaje.

El mundo es tan basto y rico y está tan lleno de estímulos que finalmente solo percibimos una pequeña parte de lo que nos rodea, y que a su vez filtramos a través de nuestra educación, experiencia, cultura, creencias, valores, intereses… Cada uno vive en su propia realidad única, y actúa en consecuencia a lo que percibe, es nuestro modelo de mundo, nuestra forma de ser. El PNL nos anima a cambiar esos filtros preestablecidos, a abrir la mente y ser curioso. Básicamente se basa en 4 puntos de actuación:

Para el PNL es también esencial cómo interactuamos con otras personas, la sintonía que podamos alcanzar con otros. En ello influirán no sólo las palabras que intercambiemos, sino también el lenguaje del cuerpo, la tonalidad de nuestra voz, la dirección de la mirada… diferentes técnicas de observación nos ayudan a descifrar este lenguaje gestual, esta danza. Igualando los patrones no verbales de nuestro interlocutor podremos alcanzar el grado de sintonía deseado, lo que nos será muy útil en la mejora de nuestras relaciones, tanto laborales como personales.

cuadro-01

La Universidad de Sevilla a través del Programa de Estudios Especializados en Coaching Ejecutivo y Organizacional te ofrece la oportunidad de conocer éste y otros métodos que te ayudarán a mejorar y alcanzar objetivos en la vida diaria y en la empresa.

Conócete a ti mismo para encontrar la clave del éxito

[et_pb_section][et_pb_row][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text admin_label=”Texto”]

Ya en la antigua Grecia existía una máxima tan valiosa que incluso fue colocada en el frontón del más importante y famoso oráculo de la época, el templo de Apolo en Delfos. La frase es tan sencilla como difícil de llevar a la práctica, simplemente: “Conócete a ti mismo”

Una vez escuché una frase de esas que te hacen pensar “Todos somos tres personas a la vez,  en primer lugar la persona que creemos que ser, en segundo lugar la que los demás piensan que somos, y finalmente la que realmente somos”. En una sociedad compleja como la nuestra, es habitual que nos pongamos una máscara e intentemos ocultar nuestro verdadero yo, imbuidos como estamos en cánones, costumbres y esquemas de comportamiento, muy rara vez llegamos con honestidad al interior de nosotros mismos. Los psicólogos Joseph Luft y Harry Ingham se dieron cuenta, allá por los años 50,  de la carencia de técnicas para el autoconocimiento que había en la psicología de la época, y de las múltiples aplicaciones que tendría idear una técnica que ayudara al sujeto a ahondar en un conocimiento integral de sí mismo.  Para ello crearon un método que bautizaron Ventana de Johari y que aún se usa en la psicología actual con muy buenos resultados.

La técnica es muy sencilla, aunque para ahondar en ella debemos despojarnos de toda vergüenza, prejuicio o vanidad, ya que vamos a escuchar con total franqueza lo que piensan los demás sobre nosotros (es una parte importante del proceso), pero no tengas miedo, sin duda merece la pena porque aprenderás más sobre la dinámica de las relaciones interpersonales, la comunicación y sobre ti mismo.

La ventana se divide en cuatro áreas, las cuatro partes del ser que tiene toda persona.

yohari ventana-01

El “área libre” es la zona de nosotros mismos que conocemos y que además mostramos a los demás, es la parte de nuestra personalidad más social, de la que somos conscientes y utilizamos en nuestra interacción con otros, son nuestras opiniones, aficiones, las historias de nosotros mismos que solemos contar, en definitiva, todo aquello que proyectamos abiertamente hacia los demás.

El “área ciega” está compuesta por todos los rasgos de personalidad que otras personas perciben en nosotros, pero de los que sin embargo no somos conscientes. En definitiva, es todo aquello que transmitimos a los demás con nuestras palabras, actuaciones o gestos, sensaciones como simpatía, negatividad, apatía, calidez, superioridad, inferioridad, liderazgo, sumisión…  que a veces pueden estar en contradicción con la imagen que tenemos de nosotros mismos.

El “área oculta”, por el contrario, es aquella que no compartimos con nadie, es nuestro yo más hondo y secreto, del que somos plenamente conscientes, nuestras ideas, anhelos y pulsiones más íntimas, elementos que nos cuesta mucho compartir,  en contraposición con el “área desconocida”, que forma parte de nosotros, pero de la que no somos conscientes, aquí se encuentran los impulsos profundos, las motivaciones ocultas, elementos y experiencias que forman parte de nuestro inconsciente.

Sin embargo el ser humano es un todo, por ello las cuatro áreas están íntimamente relacionadas entre sí y el desarrollo o la problemática de una influye decisivamente en las demás. Idealmente según la teoría de Luft e Ingham, la zona que debería ser predominante y funcionar de una manera más armónica  es la del “cuadrante libre” o “área libre”, propia de individuos que se muestran tal cual son sin miedo a que los demás les conozcan ni a conocerse a sí mismos.

Un adecuado entendimiento de todas estas áreas es decisivo para el equilibrio de nuestra personalidad, ya que a través de él podemos llegar al conocimiento de nuestro comportamiento y de nuestro propio ser, lo que sin duda nos ayudará en los diferentes procesos vitales a los que nos enfrentamos diariamente. La Universidad de Sevilla, a través del Diploma de Estudios Especializados en Coaching Ejecutivo y Organizacional, te enseña esta y otras técnicas para tu crecimiento individual, que sin duda te ayudarán a alcanzar el éxito laboral y personal.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section][et_pb_section global_module=”570″ fullwidth=”off” specialty=”off” transparent_background=”off” allow_player_pause=”off” inner_shadow=”off” parallax=”off” parallax_method=”off” padding_mobile=”off” make_fullwidth=”off” use_custom_width=”off” width_unit=”on” make_equal=”off” use_custom_gutter=”off” background_color=”#2b45b2″ custom_padding=”0|0″][et_pb_row global_parent=”570″ make_fullwidth=”off” use_custom_width=”off” width_unit=”on” use_custom_gutter=”off” custom_padding=”|0″ padding_mobile=”off” allow_player_pause=”off” parallax=”off” parallax_method=”off” make_equal=”off” custom_css_main_element=”max-width:840px;”][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text global_parent=”570″ admin_label=”Texto” background_layout=”dark” text_orientation=”center” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid” custom_margin=”|0|0|0″ custom_padding=”|0|0|0″]

Diploma de Estudios Especializados en Coaching Ejecutivo y Organizacional

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row global_parent=”570″ make_fullwidth=”on” use_custom_width=”on” width_unit=”on” use_custom_gutter=”off” padding_mobile=”off” allow_player_pause=”off” parallax=”off” parallax_method=”off” make_equal=”off” custom_width_percent=”100%” module_class=”accion-ancho-completo”][et_pb_column type=”1_2″][et_pb_text global_parent=”570″ admin_label=”Datos curso” background_layout=”dark” text_orientation=”right” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid” text_line_height=”1.5em” text_font_size=”17″]

Organiza: Siscapem, Universidad de Sevilla
Número de créditos: 30 ECTS
Fecha Inicio: 07/11/2015
Fecha Fin: 05/04/2016
Modalidad: Semipresencial
Precio: 2.459 € (tasas incluidas)
Posibilidad de pago fraccionado

[/et_pb_text][/et_pb_column][et_pb_column type=”1_2″][et_pb_cta global_parent=”570″ admin_label=”Llamada a la acción” title=”¡Apuntate ya!” button_url=”/preinscripcion/” url_new_window=”off” button_text=”Preinscripción” use_background_color=”off” background_color=”#7EBEC5″ background_layout=”dark” text_orientation=”left” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid” custom_button=”off” button_letter_spacing=”0″ button_use_icon=”default” button_icon_placement=”right” button_on_hover=”on” button_letter_spacing_hover=”0″] No pierdas más tiempo y apuntate ya. [/et_pb_cta][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]